José Merce mammy blue

Loading...

domingo, 25 de noviembre de 2012

ELECCIONES CATALANAS

 
 
Bien, ya ha tenido Artur Mas sus elecciones en Cataluña para la independencia de España. Ya ha tenido su desastre electoral. ¿Es realmente un desastre nacionalista? ¿Se puede hablar de una victoria de las fuerzas constitucionalistas frente a las separatistas? ¿Están las cosas mejor que antes para unos y peor para otros? o, por el contrario, están igual que antes?
 
 
Sin duda, ha sido una gran debacle electoral para CiU, fuerza nacionalista de derechas. Sin embargo, han sido, estas elecciones, un ascenso triunfal de la izquierda "radical" nacionalista que representa ERC, Esquerra Republicana de Catalunya. Es evidente que lo que pierde el nacionalismo de conservador lo gana el nacionalismo radical. Lo de radical es un decir, pues ERC es claro en su propuesta, nítido y coherente. Ya se ha apresurado a echarle una mano para seguir adelante con el desafío secesionista. No quepa ninguna duda que el proceso seguirá adelante y ahora con más fuerza aún. En realidad supone un más que necesario balón de oxígeno para una política desastrosa de recorte sociales y económicos a las clases más pobres de Cataluña. No olvidemos que el nacionalismo es transverso. Impregna por igual a todos los partidos del espectro parlamentario, incluidos los nacionales españoles, altamente acomplejados; léase, PP y PSC, Partido Popular, actual gobierno de España y Partido Socialista Catalán, oposición en España.
 
 
Sólo se atempera el clímax político de alta tensión en Cataluña gracias a Ciutadans. Partido nítidamente desacomplejado que preconiza su sentimiento de pertenencia por igual a Cataluña y España. Reformador pero no rupturista y, de alguna manera, recolector de los sinvergüenzas socialistas y peperos.
 
 
España, ese extraño país miserable no se merece Cataluña. Abandonó, hace ya tiempo, a sus propios ciudadanos en las manos arteras del nacionalismo. Primero con la imposición de la lengua catalana contra la española y, después, tergiversando en Cataluña el mensaje de los grandes partidos nacionales españoles.
 
 
La situación de España es de decadencia absoluta. Económicamente endeudada hasta el extremo y con un proyecto nacional a la deriva no tendrá fuerzas suficientes para parar el reto independentista. La Constitución hecha polvo y los derechos humanos continuamente infringidos por las Instituciones. El largo etcétera de despropósitos y nauseabundas acciones del Reino de España le han conducido a donde está: su aniquilación total. Sólo le cabe ya seguir engañando mediáticamente hasta la hora final.
 
 
Bye, bye, catalonia. Bye, bye, España prepotente y andrajosa, necia y vomitiva.  Bienvenida, Catalonia fascista, donde, desde este momento veremos las mayores conculcaciones de derechos humanos desde la Alemania nazi.
 
 
Bienvenidos, todos, al Imperio de los idiotas.

TURKANA

No hay comentarios: